Lunes, 22 Enero, 2018


Países mediterráneos aprueban en cumbre en Roma su declaración final

EFE  VANGUARDIA LIBERAL El presidente español Mariano Rajoy y el primer ministro italiano Paolo Gentiloni
Orlondo Matamoros | Enero 13, 2018, 01:36

Los jefes de Estado o de Gobierno de Italia, España, Francia, Grecia, Chipre, Malta y Portugal abrieron ayer en Roma una reunión para abordar cuestiones que afectan al área meridional de la Unión Europea (UE), con especial atención a la inmigración. "Los países sureños están particularmente afectados e implicados al estar en primera fila", dice la declaración conjunta publicada tras la cumbre.

En 2017 desembarcaron en estos países más de 170.000 migrantes: la mayor parte a Italia (118.914), aunque también llegaron en gran número a Grecia (28.800) y España (21.468).

"La UE tendrá que redoblar su lucha contra la trata de personas y las nuevas formas de esclavitud, garantizan los derechos humanos de todas las personas y protegen a los necesita protección internacional, particularmente los grupos más vulnerables", añade.

En esta cumbre, con la que Rajoy inaugura su agenda exterior de 2018, coincidirá con el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, sus homólogos de Portugal (Antonio Costa), Grecia (Alexis Tsipras) y Malta (Joseph Muscat), y los presidentes de Francia (Emmanuel Macron) y Chipre (Nicos Anastasiades).

"Estamos decididos a fortalecer nuestras asociaciones con esos países, particularmente en frica", señalaron, para después subrayar los frutos de la implementación del acuerdo entre la UE y Turquía para reducir la inmigración por el mar Egeo.

En este sentido, en la declaración se sostiene que, aunque la UE "está a salvo y más fuerte, aún queda mucho por hacer".

En el ámbito económico, el principal asunto que se abordará serán las propuestas para la reforma de la Unión Económica y Monetaria, en particular la de completar la Unión Bancaria con la creación de un mecanismo de apoyo al Fondo único de Resolución y de un Sistema Europeo de Garantía de Depósitos.

Por último, apoyaron cualquier iniciativa que promueva la democracia y la participación ciudadana en el seno de la UE y abrazaron la idea de las "consultas ciudadanas" desde la próxima primavera para identificar las prioridades de la gente.