Domingo, 27 May, 2018


Iglesias católicas sufren atentados ante visita del Papa a Chile

Amenazas en Chile ante la llegada del papa Francisco “Las próximas bombas serán en tu sotana Amenazas en Chile ante la llegada del papa Francisco “Las próximas bombas serán en tu sotana”
Federico Mansilla | Enero 13, 2018, 17:51

- Un total de tres templos católicos fueron atacados esta madrugada por desconocidos, atentados que se producen a sólo tres días del inicio de la visita del Papa Francisco a esta nación sudamericana. "Papa Francisco las próximas bombas serán en tu sotana", se lee en uno de los panfletos dejados por los autores.

Funcionarios del Grupo de Operaciones Policiales Especiales (GOPE) trabajan en el municipio suroeste de Estación Central, alertados del hallazgo de un artefacto explosivo en una parroquia. Permanecerá hasta el 18 de enero y luego viajará a Perú.

En el segundo ataque, en la parroquia Emmanuel, en Recoleta, aparecieron grandes panfletos con amenazas directas contra el Papa.

El Arzobispado de Santiago se declaró dolido "profundamente por estos hechos, que contradicen el espíritu de paz que anima la visita del Papa".

El presidente electo, Sebastián Piñera, dijo que "el odio y la intolerancia no pueden primar por sobre el respeto y el Estado de Derecho".

En la escala del 1 al 10, el líder del Estado Vaticano, alcanzó solamente un 5,3 de valoración bajo países como Uruguay, República Dominicana, Honduras y Guatemala.

De acuerdo con el sondeo, 36 por ciento de los chilenos cree en la iglesia Católica, tasa que en 1996 era del 80 por ciento, lo que convierte a Chile en el país latinoamericano con mayor desconfianza hacia esa institución religiosa. El promedio regional es de 65%.

Del clamor por la libertad en medio de la dictadura que reprimía con dureza cualquier disidencia al creciente laicismo y la pérdida de influencia de la Iglesia católica, Chile ha vivido profundas transformaciones sociales y políticas en los treinta años transcurridos entre las dos visitas papales.

Señaló que el marcado descenso en el índice de confianza comienza en 2011, cuando se comenzaron a conocer denuncias públicas contra el sacerdote Fernando Karadima por abuso sexual a menores cuando era párroco de una iglesia del sector oriente de Santiago.