Martes, 17 Julio, 2018


Mar del Plata: Una niña de 3 años murió aplastada mientras jugaba

Tragedia una nena estaba en la playa y murió sepultada por una avalancha de piedras Mar del Plata: Una niña de 3 años murió aplastada mientras jugaba
Orlondo Matamoros | Enero 11, 2018, 00:54

Javier, su mujer y sus dos hijos habían llegado al balneario público de Scaglia y Félix U. Camet con una misión: era la primera vez que Emma, la más chiquita, conocía el mar. Todo terminó en una tragedia.

Todo sucedió cerca de las 13.30, cuando una importante cantidad de tierra arcillosa se desprendió del acantilado y aplastó a la pequeña que se había apartado buscando sombra debido al fuerte sol.

Javier Perazzo aún no puede explicar la absurda muerte de su hija. Bajamos por el camino que es en diagonal y enseguida doblamos a la izquierda, que es donde está la mayor extensión de playa.

"Nos fuimos corriendo hasta acá porque había mucha más gente sobre los acantilados, incluso a unos metros había tres personas recostadas contra la pared del acantilado, que casi no entraban en la sombra. La sentamos a la nena para que se quede un rato al reparo del sol mientras acomodábamos todo y mi señora me dice que nos habíamos olvidado en el auto unos juguetes que le habíamos comprado", detalló el joven sobre los instantes previos al desmoronamiento.

"Recuerdo que llamé a mi hijo mayor y le pedí que se acerque". Le digo a él que me acompañe y cuando se acerca, escuchamos el estruendo. "No teníamos nada para sacar la tierra". Con las manos, con las uñas, a patadas, era arena muy compacta. Me quebré la mano pegándole piñas.

Mariano González Galdos, uno de los guardavidas de la playa de Mar del Plata, Las Delicias que participó de la búsqueda y rescate de Ema contó que se encontraban patrullando la orilla a unos 600 metros de donde ocurrió el hecho. Empezamos hacer fuerza para sacar la piedra que era de dos metros por dos. "No pararon en ningún momento", recordó Javier. Pero la ambulancia tardó unos 45 minutos en llegar al lugar. "Ahí se la llevaron y después nos dieron la peor noticia", definió.

Acompañados de familiares y amigos que llegaron a la ciudad poco después de conocida la noticia, Javier contó que no recibieron por el momento ninguna asistencia psicológica y pidió que la realidad cambie. "Y de repente hay desprendimientos más grandes, aunque nunca nos tocó ver algo así", dijo a una vecina que frecuenta esta playa de Mar del Plata. "No estoy pidiendo que echen a nadie, con que haya un cartel de advertencia me doy por satisfecho", expresó. Espero que el nombre de mi hija cambie algo, que pongan un cartel.