Domingo, 22 Setiembre, 2019


Mas de 1.000 policías custodiarán el Congreso

Mas de 1.000 policías custodiarán el Congreso Mas de 1.000 policías custodiarán el Congreso
Orlondo Matamoros | Diciembre 17, 2017, 22:50

Luego de la escandalosa y brutal represión a manos de la Gendarmería el gobierno intenta, con el cambio de fuerzas, bajar el nivel de críticas suscitadas por la evidente militarización vista durante los últimos días.

El lunes el oficialismo intentará aprobar en Diputados la reforma previsional. Cerca de Horacio Rodríguez Larreta suelen argumentar que la Ciudad es víctima de manifestaciones destinadas a cambiar políticas nacionales, un razonamiento que cuestiona Patricia Bullrich, ministra de Seguridad, para quien esa discusión quedó saldada cuando las comisarías de la Policía Federal quedaron bajo al control porteño. "No podemos tener otra vez a los gendarmes tirando gases y balas de goma en la calle", dijo uno de los diputados.

Tras los incidentes y la represión del jueves pasado en las afueras del Palacio Legislativo, el Gobierno no quiere que se repitan las imágenes de violencia que involucraron a las fuerzas federales, que vienen cuestionadas por parte de la sociedad tras los casos de Santiago Maldonado, muerto tras ahogarse en el río Chubut luego de un operativo de Gendarmería, y Rafael Nahuel, el joven mapuche baleado por la Prefectura que falleció en Villa Mascardi, Río Negro.

La notoria presencia de gendarmes del último jueves, siendo 900 de los 1700 efectivos en el lugar, estuvo relacionada con la presencia de numerosos policías de la Ciudad en el operativo de la OMC. Sólo había unos 330 de la Policía de la Ciudad. El lunes la proporción cambiará y los agentes de la principal fuerza de seguridad del país se quedarán en los regimientos.

Además, agrega que "en ese marco y con carácter excepcional, las fuerzas federales bajo la conducción del Ministerio de Seguridad y la coordinación operativa de la Secretaría de Seguridad cubrieron las necesidades de brindar seguridad al Congreso de la Nación frente a amenazas de tomas del mismo y de acciones violentas".

A partir de este lunes, terminada la cumbre, "se vuelve a la normalidad operativa y la Ciudad de Buenos Aires asume su responsabilidad primaria sobre su jurisdicción".