Domingo, 19 Noviembre, 2017


Lanzan alerta 15 mil científicos por daño irreversible al mundo

Grupo de 15.000 científicos lanzan segunda advertencia a la humanidad Científicos se movilizan por la protección del medio ambiente
Eloisa Felix | Noviembre 14, 2017, 15:53

Exactamente 15.364 investigadores de 184 países, con datos de los últimos años, revisaron la advertencia original y enviaron lo que consideraron "un segundo aviso": a excepción de la estabilización de la capa de ozono, "la humanidad no ha logrado avanzar lo suficiente en la resolución de los desafíos medioambientales y, lo que es más alarmante, la mayoría de ellos están empeorando", se lee en el informe escrito por un equipo internacional dirigido por William Ripple, profesor de Ciencias Forestales de la Universidad Estatal de Oregón, Estados Unidos.

El bienestar humano se verá "seriamente amenazado" por tendencias negativas en algunos tipos de daños ambientales, como el cambio climático, la deforestación, la falta de acceso agua dulce, la extinción de las especies y el crecimiento de la población humana, escriben los expertos. Los firmantes del documento apuestan por medidas como la ampliación de las áreas protegidas, más limitaciones al comercio de productos de animales salvajes, programas de planificación familiar y formación para mujeres, entre otras acciones.

"Algunas personas podrían sentirse tentadas a descartar esta evidencia y pensar que sólo estamos siendo alarmistas. Están reconociendo las señales obvias de que estamos yendo por un camino insostenible, esperando que nuestro documento encienda un amplio debate público sobre el clima y el medio ambiente global".

Aunque el panorama parece sombrío, los científicos señalan que se han hecho progresos en algunas áreas como la reducción de los productos químicos que dañan la capa de ozono y el aumento de la energía generada con fuentes renovables. Además, las energías renovables están creciendo y en las regiones donde se invierte en la formación de niñas y mujeres disminuyen las tasas de nacimientos, destacó. Por otro lado, el uso de fertilizantes y petróleo ha incrementado el número de las zonas muertas por ausencia de oxígeno en los océanos en torno a un 75 por ciento. Ésta se ha resentido especialmente: desde 1992, el número de mamíferos, reptiles, anfibios, aves y peces ha disminuido un 29 por ciento.

También causa preocupación la pérdida de unos 300 millones de acres de zonas boscosas, muchas de ellas convertidas a usos agrícolas, el continuo incremento de las emisiones globales de carbono y el aumento de las temperaturas.