Viernes, 20 Octubre, 2017


Encontraron enterrada a una adolescente buscada hace 15 años

Encontraron enterrada a una chica que estaba desaparecida hace 15 años Encontraron enterrada a una adolescente buscada hace 15 años
Orlondo Matamoros | Octubre 13, 2017, 19:19

Luisa contó que cuando su hija desapareció tanto ella como su marido estaban trabajando en Capital Federal: "Mariela estaba junto a su hermano Javier en la puerta, en la vereda, tomando mates".

Esta semana se confirmó en Argentina el hallazgo del cuerpo de una adolescente de 14 años, quien fue reportada como desaparecida en septiembre de 2002 en la ciudad trasandina de Lanús en la provincia de Buenos Aires. La madre de Mariela siempre fue fiel a la única hipótesis que tenía en mente.

¿El resultado? Mariela había sido enterrada como NN apenas 2 días después de su desaparición. A mi hija me la hicieron prostituta, no sé quién, pero la voy a buscar toda mi vida.

Pasaron 15 años de búsqueda dolorosa, con la esperanza de algún día volver a darle un abrazo. El caso Tasat fue el primero que encaró la organización Missing Children, según consignó el diario Clarín.

Luisa salió a la calle: la buscó en prostíbulos donde le decían que podía estar, se metió en las villas donde la amenazaban de muerte si volvía a entrar sin autorización y soportó la partida de su esposo, un policía retirado que murió de tristeza a los 2 años de que Mariela desapareciera.

Tras la aparición de su madre nuevamente en los medios de comunicación, a pedido de la Fiscalía 1 de Lomas de Zamora a cargo de Viviana Giorgi, la investigación se reabrió. Su cuerpo fue enterrado en el cementerio de Lanús y permaneció como NN hasta esta semana. Sólo había que tener la decisión. Hace dos dìas se llevó a cabo la exhumación en el cementerio para relevar la evidencia.

La identificación se concretó mediante el análisis dactiloscópico, que permitió determinar que la huella digital del pulgar derecho de Mariela, impresa en su Documento Nacional de Identidad, correspondía de manera "fehaciente, categórica e indubitable" con la impresión digital de su pulgar derecho. Y finalmente la encontró a 15 cuadras de su casa enterrada como NN. Su madre se internó en la casa esperando una llamada telefónica que nunca llegó.

La chica, que soñaba con ser maestra jardinera y jugaba con sus peluches y los sentaba como si fuera un aula mientras les daba clases, que tenía su cama siempre preparada, en realidad había tenido un accidente en las vías del tren Roca el mismo día en el que no se supo más de ella. Fue sepultada el 9 de septiembre de 2002 a sólo quince cuadras de su casa. Se determinó que Tasat tuvo un accidente en las vías del Ferrocarril Roca y tras pasar por el hospital vecinal de Lanús, y derivada luego al Fiorito de Avellaneda, murió. Y creen que la noticia, tan dolorosa, permitirá que las heridas empiecen a sanar, por fin.