Domingo, 19 Noviembre, 2017


Rajoy pone ultimátum al gobierno catalán para confirmar independencia

Rajoy pide a Puigdemont aclarar si declaró independencia de Cataluña Rajoy pide claridad a líder catalán, paso previo a medida sobre Cataluña
Eduardo Anchondo | Octubre 12, 2017, 17:46

Negarse a retractar la declaración independentista o la ausencia de una repuesta propiciarían que Madrid aplique el artículo 155 de la Constitución española, el cual permite al gobierno central asumir el control parcial o total de cualquiera de las 17 regiones del país en caso de rebeldía o si incumplen sus obligaciones legales. Sánchez se mostró muy crítico con la "ceremonia del absurdo" vivida el martes en el Parlamento de Cataluña y con la declaración "tan grave y tan irresponsable" firmada por el presidente de la Generalitat y 72 diputados, que además lleva a una situación "que corre el riesgo de verse aún más empantanada".

El Gobierno español, presidido por Mariano Rajoy, dio hoy cinco días al presidente de Cataluña, Carles Puigdemont, hasta el lunes próximo, para que confirme si declara o no la independencia de la región. El apartado reza que "si una Comunidad Autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España, el Gobierno, previo requerimiento al Presidente de la Comunidad Autónoma y, en el caso de no ser atendido, con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquella al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general".

En su declaración, en la mañana de ayer, Mariano Rajoy ha asegurado que "en la contestación al requerimiento el señor Puigdemont tiene la oportunidad de contestar a tantas llamadas desde tantos ámbitos para recuperar la legalidad".

Al parecer, la ambigüedad de la postura de Puigdemont estuvo dirigida a sosegar a los separatistas más fervientes, pero también a generar apoyo _tanto en Cataluña como a nivel internacional_ mediante la provocación de otra respuesta severa del gobierno de Rajoy.

Rajoy descartó un diálogo como se lo pide Puigdemont en su mensaje del martes en el Parlamento catalán a través de la mediación nacional o internacional, porque "no es posible mediar entre la ley democrática y la desobediencia o la ilegalidad".

Aseguró que, pese a todo, se puede dialogar de cuestiones como la calidad de los servicios públicos, de cómo financiarlos y de qué manera mejorar el marco de convivencia "entre todos".

Agradeció las numerosas ofertas de "mediadores" que ha recibido, pero les ha recordado que nada hay que acordar sobre lo que ya está establecido en la Constitución: la indivisibilidad de España y que la soberanía reside en el conjunto de los españoles.

Este requerimiento es una condición "sine qua non" para activar el artículo 155 de la Constitución española, un mecanismo que no se ha utilizado en 40 años de democracia española.

Las palabras del Presidente español fueron respaldadas por el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), el principal de la oposición, y los liberales de Ciudadanos, en las intervenciones posteriores de sus representantes parlamentarios.

Pero acaso el dato más novedoso de la jornada fue el anuncio realizado por el líder del Partido Socialista (PSOE), Pedro Sánchez, quien reveló un acuerdo con Rajoy para abrir un debate para reformar la Constitución y zanjar el conflicto catalán.

En rechazo frontal a la posición del mandatario español se manifestaron los diputados de las formaciones independentistas catalanas ERC y PDeCAT, quienes le reprocharon su "empeño" por mantener la unidad de España a toda costa.

En su declaración desde la Moncloa, Mariano Rajoy se ha dirigido a Puigdemont.

"El País", el rotativo generalista más leído en España, habló en su portada de "independencia a plazos" y de prolongación del "caos" en Cataluña. Los secesionistas no aceptan la "legalidad española" que han reemplazado por la "legalidad catalana".

Ésta es la segunda vez que Charlie Hebdo se fija en Cataluña: la última vez fue tras los atentados de Barcelona y Cambrils en agosto.