Sábado, 18 Noviembre, 2017


El Ejército paquistaní libera a matrimonio con hijos secuestrado en 2012

Joshua Boyle y su esposa Caitlan Coleman miembros de la familia liberada Joshua Boyle y su esposa Caitlan Coleman miembros de la familia liberada
Orlondo Matamoros | Octubre 12, 2017, 18:34

"El éxito subraya la importancia de compartir inteligencia y el compromiso de Pakistán en la lucha contra esta amenaza a través de la cooperación entre las dos fuerzas (estadounidenses y paquistaníes) contra el enemigo común", afirmó el ISPR.

Aunque el comunicado oficial no detalla los nombres de los rehenes liberados, el periódico pakistaní Dawn considera que se trata del canadiense Joshua Boyle y su esposa, la estadounidense Caitlan Coleman, secuestrados durante su viaje en Afganistán.

Hace apenas tres días, Afganistán y Pakistán anunciaron que reanudarían el diálogo en el marco del denominado Grupo a Cuatro (G4), que forman también Estados Unidos y China, y que fue creado como mecanismo para buscar una negociación de paz con los talibanes, que siempre lo han rechazado.

Agregó que Estados Unidos espera "ver este tipo de cooperación y trabajo en equipo para ayudar a asegurar la liberación de rehenes remanentes y en nuestras futuras operaciones conjuntas de contraterrorismo".

El texto destaca además que su liberación representa un "momento positivo" de las relaciones con Pakistán. La pareja tuvo tres hijos en cautiverio, y toda la familia fue puesta en libertad, dijeron las fuentes.

Washington en el pasado ha criticado a Islamabad por no tomar medidas contra el Haqqani, que se ha atribuido numerosos ataques contra Estados Unidos y sus aliados en Afganistán.

"Todos los rehenes han sido recuperados sanos y salvos, y serán repatriados a su país de origen", indicó en un comunicado la oficina de comunicación militar paquistaní (ISPR).

Los sucesos, que ocurrieron rápidamente el miércoles, tuvieron lugar casi exactamente cinco años después de que Coleman y Boyle perdieron contacto con sus familiares cuando viajaban por una región montañosa cerca de Kabul, la capital afgana. La última vez que los padres de Coleman recibieron un mensaje de la pareja fue el 8 de octubre del 2012, cuando la pareja dijo estar en un cibercafé en una zona "insegura" de Afganistán.