Sábado, 18 Noviembre, 2017


Cataluña se asoma a declaración de independencia pese a advertencias de Madrid

Independencia de Cataluña será una declaración difícil de aplicar Los ojos puestos en el líder catalán, lo que decida es clave para España
Orlondo Matamoros | Octubre 10, 2017, 22:37

El presidente de Cataluña, Carles Puigdemont, acaba de comparecer una hora y diez minutos después de lo previsto para repasar la situación política de Cataluña y ha asegurado al final de su discurso que asume como presidente de la Generalitat catalana presentar el resultado del referéndum para que "Cataluña se convierta en un Estado independiente en forma de República".

A su llegada al Parlament, el presidente de la Generalitat no ha querido hacer declaraciones y tampoco ha respondido preguntas de los periodistas sobre si iba a declarar hoy la independencia de Cataluña.

Según este texto, el Gobierno regional sustituirá a la administración española en el territorio de Cataluña, que queda definido por el espacio terrestre y el subsuelo de la región, su mar territorial y su espacio aéreo, y se convertirá también en la autoridad aduanera, controlando las fronteras.

A continuación propuso dejar en suspenso la declaración de independencia para que "en las próximas semanas" se emprenda un diálogo y emplazó al Gobierno español a aceptar una mediación.

La principal patronal de Cataluña, Fomento del Trabajo, advirtió que la postura de los dirigentes regionales podría llevar a la "insolvencia económica".

Además aseguró que Cataluña "es un asunto europeo" en el comienzo de su discurso ante el Parlamento autonómico en el que está evaluando los resultados del referéndum independentista del pasado 1 de octubre.

A fin de reducir el margen de maniobra de Puigdemont, el grupo separatista Asamblea Nacional Catalana (ANC) convocó a los soberanistas a reunirse esta tarde a las 18:00 horas (hora española, 11:00 tiempo de México) en las inmediaciones de la Cámara para blindar una eventual proclamación de independencia.

Cientos de manifestantes empezaban al exterior de la sede del parlamento para dar su apoyo al presidente catalán.

Sin embargo, esta ley fue suspendida por el Tribunal Constitucional y su despliegue no será reconocido ni por el Gobierno español ni por la Justicia española, que investiga a Puigdemont y su Gobierno por desobediencia.

Las medidas que defina el gobierno central podrían provocar nuevas protestas o incluso disturbios en la región. Y desde Madrid, no piensan quedarse con los brazos cruzados.

La Esquerra Republicana Catalana (ERC), que agrupa a los separatistas moderados, descontó que hoy que se proclamará la independencia, pero sin cerrar las puertas al diálogo. El primero en hacerlo fue Francesc Macià en 1931, y el segundo Lluís Companys, en 1934, lo que le costó ir a la cárcel.

"Lo que sí es seguro es que va a continuar el éxodo" de empresas, pronosticó.