Domingo, 19 Noviembre, 2017


Un poderoso huracán amenaza al Caribe

La previsión apunta a que buena parte de los países del Caribe y el estado de Florida se verán afectados por Irma La previsión apunta a que buena parte de los países del Caribe y el estado de Florida se verán afectados por Irma. BBC
Orlondo Matamoros | Setiembre 13, 2017, 02:43

A su vez, la isla de San Martín, territorio neerlandés en el Caribe y uno de los destinos más visitados de la zona, ha quedado devastada por el paso del huracán.

Irma batió el récord de Haiyan, que en 2013 generó en Filipinas vientos de hasta 295 kilómetros por hora durante un día, mientras que el actual registra los mismos vientos en más de 33 horas y sigue activo.

Más de la mitad de la población quedó sin electricidad.

La preocupación reinante en la mañana es sobre la situación vivida en las islas caribeñas azotadas por el ciclón Irma, con vientos superiores a los 280 kilómetros por horas.

Según el CNH un aviso de huracán está en efecto para la costa norte de la República Dominicana, con vigilancias de huracán para Haiti, el sureste de las Bahamas y los Turcos y Caicos.

En República Dominicana el huracán obligó a evacuar a 19.000 personas.

Un comunicado del Centro de Operaciones de Emergencias (COE) explicó que 3,002 de los evacuados fueron llevados a albergues oficiales y 2,526 a casas de familiares.

Desde la Oficina Nacional de Desastres de Barbuda informaron hoy que el paso de Irma, huracán de grado 5, el máximo del rango, afectó el tendido eléctrico y la estación de policía local resultó parcialmente destruida, así como "numerosas viviendas".

En el aeropuerto de Miami las filas son extensas, debido a los habitantes de la localidad que planean salir del estado de Florida por la llegada del huracán Irma que se prevé causará devastaciones.

El número de fallecidos en las islas San Martín y San Bartolomé podría ser más elevado porque los equipos de rescate no terminaron de inspeccionar las islas, dijo Gerard Collomb en declaraciones a la radio gala France Info. Según el servicio de meteorología francés, los vientos alcanzaron los 360 km/h.