Jueves, 23 Noviembre, 2017


Dos detenidos por el atentado a Indra antes de las elecciones

Detuvieron a un sospechoso por la explosión en la empresa Indra Detuvieron a dos personas por la carta-bomba en Indra, la empresa ...
Orlondo Matamoros | Setiembre 13, 2017, 18:22

Ahora, según la sospecha planteada en el expediente que tiene a su cargo el juez federal Daniel Rafecas, Fresco fue quien entregó el pasado 10 de agosto el paquete bomba a una mensajería para ser llevado a las oficinas de la empresa Indra, en Cecilia Grierson 255, Puerto Madero.

De acuerdo a infobae, el acusado utilizó varios chips en un mismo teléfono.

La investigación concluyó que el hombre fue quien requirió por vía telefónica los servicios de una empresa de mensajería. Un empleado recogió el paquete por la puerta de un hotel en Constitución.

La detención se produjo pasadas las 7:00 por efectivos de la Policial Federal, que además revisaron la vivienda en búsqueda de elementos incriminatorios, según trascendió, con resultado negativo.

Por su parte, el fiscal Guillermo Marijuán no descartó que el ataque tenga motivaciones políticas: "Es una de las tantas posibilidades, estamos trabajando con varios frentes, fundamentalmente la Policía Federal que hizo un gran trabajo y se concentró en la persona que pudo haber entregado el explosivo".

"Ahora va a tener que dar explicaciones en la indagatoria que ordene el magistrado", añadió.

La mujer, desde esa fecha, seguía recibiendo asistencia psicológica.

En el interior, se había precisado, había "pólvora negra (de uso pirotécnico, por ejemplo en bombas de estruendo) y bolillas metálicas (25 aproximadamente)". "Todo ello dentro de una caja de madera con tapa de apertura tipo bisagra", había añadido el informe.

Todo había empezado el 10 de agosto alrededor de las 16, cuando un cadete de las oficinas del edificio llegó al quinto piso con un paquete que había llegado horas antes.

"Sólo contábamos con una foto del motoquero, un identikit y un llamado telefónico", dijo Marijuan, y agregó que, a medida que avanzó la investigación, fueron clave "las comunicaciones telefónicas y las cámaras de la ciudad de Buenos Aires que permitieron a la policía federal hacer un trabajo particularmente importante y al juez ordenar la detención de dos personas". En los últimos días, una serie de escuchas telefónicas, terminaron de aportar los últimos datos.

Esa misma tarde, la Justicia pidió "extremar los recaudos de seguridad" para las elecciones tras la explosión. La duda sigue pendiente.