Domingo, 19 Noviembre, 2017


Bola gigante de grasa, toallitas, pañales y otros desechos bloquea drenaje londinense

El fatberg del tamaño de 20 elefantes. Thames Water El fatberg del tamaño de 20 elefantes. Thames Water
Orlondo Matamoros | Setiembre 13, 2017, 20:39

La masa rocosa de toallitas húmedas, pañales, grasa y aceite pesa tanto como 10 autobuses de dos pisos.

Llamadas en inglés fatbergs (por la contracción de "fat", grasa, y "iceberg"), esta ocupa una longitud de 250 metros del alcantarillado de la zona de Whitechapel, a 3,5 metros de profundidad, y se tardará hasta tres semanas en eliminarla para permitir que las aguas residuales vuelvan a transitar sin obstáculos, según los cálculos de los ingenieros de la compañía.

"Es básicamente como tratar de romper el concreto".

Uno de los "fatbergs" más grandes jamás vistos en Gran Bretaña -una bola de grasa tan larga como tres campos de fútbol- se ha encontrado bloqueando una cloaca de la era victoriana, al este de Londres. "Es frustrante porque estas situaciones son totalmente evitables y causadas por el aceite y la grasa arrojada en fregaderos y las toallas sanitarias tiradas por el retrete", destacó Matt Rimmer.

Los equipos de Thames Water están reduciéndola a un ritmo de entre 20 y 30 toneladas por día, usando mangueras de alta presión para desintegrarla, y aspirando los trozos hasta un depósito.

Las autoridades londinenses gastan alrededor de un millón de libras al mes (unos 23.5 millones de pesos mexicanos) en obras para mantener el alcantarillado libre de 'fatbergs'. En ese sentido, Rimmer insta a la población a pensarse dos veces lo que tira al inodoro: "Las alcantarillas no son un abismo para la basura doméstica".