Domingo, 22 Octubre, 2017


Es ley, Illinois es un 'estado santuario' para inmigrantes

Crédito DW Crédito DW
Orlondo Matamoros | Agosto 30, 2017, 05:46

El gobernador republicano de Illinois, Bruce Rauner, firmó un plan para limitar el papel que la policía local y estatal puede desempeñar en cuanto a cooperación con las autoridades federales de inmigración.

"No fue fácil, pero logramos aprobar una ley muy razonable", dijo Rauner, quien recibió duras críticas por parte de los legisladores más conservadores de su partido al decidir de firmar la legislación, la cual es denominada TRUST (confianza).

"También deja claro que el combatir los crímenes violentos es la misión de las autoridades locales en lugar de trabajar en base a prerrogativas consideradas ilegales por un tribunal federal".

Las medidas prohíben a la policía realizar pesquisas, arrestos o detener a alguien solamente por su estatus migratorio o por las llamadas detenciones federales de inmigración.

La medida también creará "zonas seguras" donde los agentes de ICE no podrán ingresar, como escuelas, iglesias y hospitales, a menos que presenten una orden judicial de arresto. Pero las autoridades locales podrán retener a alguien si funcionarios federales tienen una orden penal válida.

Igualmente se prohibirán los registros de extranjeros basados en nacionalidades o religiones, como el propuesto por el presidente para los musulmanes, y se prohibiría el uso de prisiones privadas para recluir a indocumentados a la espera de ser deportados.

Para la representante demócrata Lisa Hernández, una de las promotoras de la ley, Illinois se ha convertido en "modelo nacional" de la protección a los inmigrantes, "en momentos en que se necesita más protección que nunca". "Este es un estado democrático y libre", dijo el senador estatal demócrata Martín Sandoval, que enfatizó que si intentan recortar el presupuesto, tanto el Senado como la Gobernación demandarán al Gobierno federal para exigir "lo que nos merecemos". "Muchas personas no están de acuerdo con esta ley".

Recientemente incluyó nuevos requisitos para la solicitud de fondos de seguridad pública, que requieren que se permita el acceso de agentes federales a los centros de detención para preguntar sobre el estatus migratorio de cualquier persona sospechosa de ser indocumentada. También hay ciudades santuario y Chicago, la mayor de Illinois, es una de ellas.