Jueves, 24 Agosto, 2017


Lousteau cerró su campaña con la cabeza puesta en ganar bancas

Débora Pérez Volpin en Mataderos Lousteau habló de pactos entre Cambiemos y el kirchnerismo
Orlondo Matamoros | Agosto 13, 2017, 09:37

El primer precandidato de Evolución, Martín Lousteau, aseguró ayer que el frente Unidad Porteña representará una oposición "muy cómoda para el Gobierno de la Ciudad" porque "por abajo de la supuesta confrontación, siempre hay acuerdos", entre el kirchnerismo y el PRO.

"No es dramático. Dramatizan la elección, pero lo preocupante es la realidad".

El ex embajador en Estado Unidos desplegó un discurso de marcado perfil opositor que transparentó la distante relación que tiene con Casa Rosada desde que el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, como Elisa Carrió, al frente de la lista de Vamos Juntos, le cerraran la posibilidad de participar en una interna de Cambiemos.

La ansiedad reina en el equipo de Lousteau que no espera sorpresas en cuanto al triunfo del oficialismo -incluso creen que Carrió superará el 50%-, pero apuestan a alcanzar el segundo lugar.

"Luego de una campaña vacía, con mucho silencio de un lado, y mucha televisión del otro, las políticas no se pueden hacer desde un escritorio ni con agradeselfie", señaló Débora Pérez Volpin, primera candidata a legisladora y la otra cara "conocida" del espacio que encabeza Lousteau.

El exministro de Economía expresó que existe una "angustia económica porque no se habla de cómo se resuelve esta situación". "Este camino empezó en 2013 y siguió en 2015 ¿Qué cerca estuvimos no?", le dijo a los militantes y disparó contra Larreta: "Por eso ahora cambian las reglas y financian la campaña de la oposición", dijo en una cusación a que los militantes de Larreta pegaban carteles de Filmus. "No queremos un Gobierno que pague por obras públicas que no hace, pero tampoco un Gobierno como el actual que hace obras que no necesitamos", dijo en un claro tono crítico, al tiempo que pidió revaluar las prioridades. Su regreso a la escena electoral se dio tras la renuncia a la embajada de Washington, lo que le costó el enojo del gobierno Nacional. En la última semana antes de las PASO todos los sondeos lo ubican en tercer lugar, atrás de Daniel Filmus, el elegido por Cristina Kirchner, salvo que su archienemigo el exsecretario de Comercio Guillermo Moreno, logre una buena perfomance.

Igual, no pierde el entusiasmo: "Basta de ser expectadores, vamos a ser protagonistas de una evolución", cerró, inundado de aplausos.