Viernes, 15 Diciembre, 2017


Dos incendios permanecen activos en Portugal

Orlondo Matamoros | Agosto 13, 2017, 04:47

El dominio de las llamas de Abrantes, conseguido alrededor del mediodía local, ha supuesto un alivio para las autoridades lusas, que habían desplegado en este municipio del centro del país el grueso de sus efectivos.

El incendio de Abrantes, que afectaba desde hace tres días el centro de Portugal, fue dado por controlado por los bomberos, que mantienen en la zona un amplio dispositivo para apagar las llamas que se mantienen.

El fuego de Abrantes, iniciado el miércoles, es el que más medios moviliza actualmente en Portugal, donde permanecen activos doce incendios que tratan de sofocar 957 bomberos.

No obstante, la situación a esta hora es mejor que la de ayer, día en el que, según el balance ofrecido hoy por Gaspar, se superaron los 200 focos en todo el país.

A última hora de la jornada, Protección Civil explicó que estas condiciones han provocado la reactivación de varios incendios controlados esta misma mañana, así como la evacuación de varias aldeas en las regiones del centro.

El principal obstáculo para ello es la previsión meteorológica para los próximos días, que anuncia fuertes rachas de viento, tiempo seco y altas temperaturas, ante las que mantienen en alerta naranja a todos los distritos de Portugal. "Y por lo tanto colapsan las comunicaciones", declara Costa en una entrevista publicada hoy por el semanario luso Expresso.

"Es inadmisible que las redes de comunicaciones junto a carreteras nacionales que ya tienen canaletas técnicas no estén enterradas y continúen con los cables aéreos", asegura Costa, que precisa que "el colapso del SIRESP resultó del colapso de la red de PT".

La red que utilizan los servicios de emergencia, denominada SIRESP, se convierte entonces en protagonista, pero sus fallos en la tragedia de Pedrógão Grande, donde propiciaron graves problemas de coordinación para combatir las llamas, han despertado dudas sobre su eficacia.

En concreto, estos problemas impidieron atender varias llamadas de socorro y además causaron que algunos agentes de Protección Civil actuasen prácticamente a ciegas y por iniciativa propia al no poder recibir instrucciones del mando de control.