Martes, 22 Agosto, 2017


Gobierno federal niega espionaje contra periodistas y activistas

Orlondo Matamoros | Junio 24, 2017, 01:27

El diario estadunidense The New York Times publicó que el gobierno mexicano espía a defensores de derechos humanos, activistas y periodistas a través de un programa que debería ser utilizado para investigar a posibles terroristas.

La denuncia fue presentada por Mario Patrón, director del Centro Prodh; los periodistas Carmen Aristegui, Rafael Cabrera y Sebastián Barragán; Juan Pardinas y Alexandra Zapata, del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), además de Alejandro Calvillo, Stephanie Erin Brewer, y Jorge Santiago Aguirre.

Adelantaron que se buscará la creación de una comisión especial de expertos en la que participen mediadores internacionales que garanticen el curso correcto de la investigación. Los denunciantes han documentado 76 casos de intento de infección con el malware denominado Pegasus, ocurridos entre enero de 2015 y julio de 2016.

El espionaje en México, dijo por su parte Ana Cristina Ruelas, directora en México de la organización Artículo 19, "se ha convertido en un mecanismo efectivo de intimidación a defensores de derechos humanos, activistas y periodistas".

Funciona así: llega un mensaje de texto con información que podría ser del interés del usuario con un link que invita a hacer clic, al hacerlo se descarga el software en el teléfono y el espía tiene acceso a llamadas, mensajes, mails, contactos, fotografías e incluso puede activar la cámara y el micrófono cuando lo considere necesario.

Debido a que algunos mensajes fueron enviados a personas en territorio estadounidense, existe la posibilidad de que el Gobierno actúe, pero "todavía no me han dicho qué van a hacer, porque asumir el rol de un oficial del gobierno de Estados Unidos es un crimen, y fueron mensajes supuestamente de la embajada de Estados Unidos y eso puede ser un crimen, pero no han dicho cómo van a responder". "Por lo tanto, condenamos cualquier intento de vulnerar el derecho a la privacidad de cualquier persona", detalló.

El Gobierno mexicano posee tecnología que permite infiltrarse en los teléfonos móviles de sus ciudadanos de forma para espiarlos desde el bolsillo en donde se almacene.

Por medio de una publicación en Facebook, la representación del organismo internacional en en el país también llamó al Estado mexicano a "conducir una investigación independiente para esclarecer estos hechos de espionaje, incluyendo cualquier institución pública que pudiera haber estado implicada".

Aristegui exhortó directamente al Presidente Enrique Peña Nieto a dar explicaciones.

La investigación señala que el espionaje, dirigido contra defensores de derechos humanos, periodistas y activistas anticorrupción, se efectuó utilizando un tipo de malware provisto por una firma israelí, que cuenta entre sus clientes al Ministerio de Defensa Nacional de México y a la fiscalía federal (PGR).