Martes, 24 Octubre, 2017


Regresa la 'mano dura' de EU — Trump y Cuba

Una arenga anticastrista para romper a medias el deshielo 17 de junio de 2017 • Mundo  > Decisiones Una arenga anticastrista para romper a medias el deshielo 17 de junio de 2017 • Mundo > Decisiones
Orlondo Matamoros | Junio 20, 2017, 11:37

Solo espera que "el alboroto sobre el anuncio de Trump no ahogue la voz de opositores como José Daniel Ferrer García, coordinador de la Unión Patriótica Cubana, la mayor organización disidente cubana".

Por qué tomó la decisión de cancelar las políticas de Barack Obama? "Hasta que las nuevas regulaciones estén en ejecución, las políticas de viaje actuales están en efecto, incluyendo los requisitos de viaje para nuestros consumidores, cuya mayoría deben obtener una visa para viajar a Cuba", explicó la empresa en una declaración.

"El régimen de (Fidel, ndr) Castro fue un régimen brutal", afirmó y también advirtió que "el objetivo que queremos conseguir lo más pronto posible es una Cuba libre". "No vamos a estar en silencio ante la opresión del Comunismo", insistió e hizo hincapié en que en la isla caribeña existe una "tremenda represión".

El Mandatario norteamericano también exhortó a que se liberen los presos políticos, se legalicen todos los partidos y se realicen elecciones libres con el acompañamiento de la comunidad internacional.

La nueva política de la Casa Blanca hacia Cuba restringe los viajes de turismo de ciudadanos estadounidenses hacia Cuba y veta las operaciones comerciales con empresas cubanas ligadas a las Fuerzas Armadas.

Cuba y Estados Unidos pueden cooperar y convivir civilizadamente, respetando las profundas diferencias que existen.

El senador Rubio calificó, en el periódico Miami Herald, la nueva política como un intento estratégico a largo plazo para obligar a los veteranos oficiales militares y de inteligencia cubanos a aflojar su control sobre la economía de la isla, a medida que una generación más joven de líderes comunistas se prepara para hacerse cargo.

Trump anunció hoy cambios en las medidas hacia la apertura con Cuba anunciadas desde diciembre de 2014 por el presidente estadounidense, Barack Obama.

Reafirma la vigencia del embargo de EEUU contra Cuba y se opone a las presiones de Naciones Unidas y otros foros internacionales por eliminarlo. En este sentido, anunció que vigilará y denunciará las violaciones de los derechos humanos que cometa el gobierno cubano.

Agregó que el nuevo acuerdo establecerá mejores condiciones para el pueblo cubano y los Estados Unidos, así como hacer cumplir la ley.

Además, interpeló a La Habana a reformular el tratado firmado en 2015 con Obama: "Retamos a Cuba a que venga con un nuevo acuerdo que beneficie a los cubanos y a los estadounidenses".

Analistas consultados consideran que el peligro de los cambios de Trump es que permitirán al gobierno de Raúl Castro volver a construir un enemigo que le sirva de excusa.

Tras la asunción de Trump a la presidencia el pasado 20 de enero, autoridades cubanas han reiterado su voluntad de continuar el proceso hacia la normalización de los vínculos entre ambos países, para lo cual reclaman el fin del bloqueo y la devolución del territorio que ocupa una base naval estadounidense en Guantánamo (sureste), entre otras demandas. Se busca de esta manera reducir considerablemente el ingreso de dinero a las arcas del régimen cubano.

Más de un cuarto de millón de estadounidenses visitó la isla en los primeros 5 meses de 2017, lo que representó un crecimiento de 145% frente a igual período de 2016, informó un portal cubano citando fuentes oficiales.