Viernes, 18 Agosto, 2017


Rechaza Cuba negociar bajo presión con EU

Orlondo Matamoros | Junio 20, 2017, 11:44

El canciller cubano, Bruno Rodríguez, rechazó ayer la nueva política del mandatario estadounidense Donald Trump hacia la Isla y advirtió que su país no negociará bajo presión.

Dirigentes de la disidencia radical acogieron con beneplácito el endurecimiento de la política de Donald Trump hacia Cuba, pero líderes moderados consideraron ayer que es una política condenada al "fracaso”".

Además aseguró que no entregará a ciudadanos estadounidenses asilados en la isla desde hace décadas y que Washington ha reclamado en varias ocasiones. También admitía que el bloqueo era una política obsoleta y que debía ser eliminado. También destacó que no se hayan restringido los viajes de los cubano-estadounidenses a la isla ni el envío de remesas.

Los anuncios del presidente Trump contradicen el apoyo mayoritario de la opinión pública estadounidense, incluyendo el de la emigración cubana en ese país, al levantamiento total del bloqueo y a las relaciones normales entre Cuba y los Estados Unidos.

Posteriormente haremos un análisis más profundo del alcance y las implicaciones de este anuncio.

Cuestionado sobre si la nueva medida tomada por la Casa Blanca impactará en la economía cubana, Videgaray solamente respondió que el gobierno de Raúl Castro tendrá que "analizar" y adaptarse a la situación.

La declaración cubana opina que el presidente estadunidense ha estado otra vez "mal asesorado", al tomar decisiones que favorecen los intereses políticos de una "minoría extremista" de origen cubano residente en el estado de Florida, que por "motivaciones mezquinas no desiste de su pretensión de castigar a Cuba y a su pueblo".

"El gobierno de Estados Unidos no tiene autoridad moral, no puede dar lecciones sobre derechos humanos ni sobre democracia", manifestó el canciller quien recordó los problemas de racismo, la segregación de minorías o la falta de cobertura de salud del país norteamericano.

Añadió que Estados Unidos margina a emigrantes y refugiados, pretende levantar muros que denigran a sus vecinos y abandona compromisos internacionales para enfrentar el cambio climático.

"Cuba rechaza enérgicamente las nuevas medidas que endurecen el bloqueo (embargo)", pero mantiene la "voluntad" de "continuar el diálogo respetuoso y de negociar los asuntos bilaterales pendientes" con Estados Unidos, dijo Rodríguez. Asimismo, Rodríguez aseveró que "Cuba no realizará concesiones inherentes a su soberanía (...) como no lo ha hecho jamás a lo largo de su revolución".