Domingo, 25 Junio, 2017


Identifican a 24 de los 62 muertos del incendio forestal en Portugal

Muchos residentes quedaron aislados cuando el fuego bloqueó carreteras Muchos residentes quedaron aislados cuando el fuego bloqueó carreteras
Alejandro Castrejon | Junio 20, 2017, 10:53

Defensa Civil informó que 692 bomberos combaten el incendio con 224 vehículos y dos aviones hidrantes.

La ministra Urbano de Sousa, quien entregó a los periodistas los últimos datos del siniestro, afirmó que los equipos forenses se encuentran trabajando sin descansar para identificar a las víctimas, cuyos cuerpos han sido trasladados a Coimbra para realizar el respectivo análisis, según la agencia EFE.

El fuego, que arrancó el sábado por la tarde en el municipio de Pedrógão Grande, en el distrito de Leiria, se ha extendido también a los de Castelo Branco y Coimbra, y mantiene cuatro frentes activos.

La funcionaria, aseguró además que "oficialmente no se tiene constancia de que haya extranjeros entre las víctimas", aunque el Gobierno francés confirmó este lunes que uno de sus ciudadanos murió en el incendio.

"Tenemos una sensación de injusticia, pues la tragedia ha afectado a esos portugueses de los que se habla poco, de una zona rural aislada", añadió.

Según el último balance oficial, el fuego ha causado 61 muertos y 62 heridos, y ha obligado a la evacuación de cinco localidades.

"Era verdaderamente un infierno". En la grabación se veía a un joven compartiendo una botella de agua con una mujer muy afectada que había llegado por la carretera. "Creí que no iba a salir viva", contó a la televisión portuguesa Maria de Fatima Nunes, que fue rescatada.

Las vías, rodeadas de vegetación, han sido el epicentro de una tragedia "como no se recuerda" en el país, dijo el primer ministro portugués, António Costa, desde el puesto de control que las autoridades han instalado en Pedrógrão Grande para seguir las novedades, cada vez más desoladoras.

En la isla turística de Madeira, donde el fuego causó tres muertos en agosto, 5.400 hectáreas fueron devoradas por las llamas en 2016 y unas 40 viviendas quedaron destruidas.

A través del mecanismo de protección de la Unión Europea (UE), Francia e Italia también han enviado medios aéreos a la zona.