Jueves, 29 Junio, 2017


EEUU: Infografía | La nueva política en torno a las relaciones Cuba

Orlondo Matamoros | Junio 20, 2017, 13:35

"Se corre el peligro de que el legado de Barack Obama de restablecer las relaciones de respeto e igualdad con la isla y con la región se vea abandonado", pronosticó Zhang Fan, investigador del Instituto de Estudios Latinoamericanos de la Academia China de Ciencias Sociales. "Doy por cancelado el acuerdo de Obama", gritó Trump entre aplausos enardecidos del anticastrismo de Miami. Lo demuestra al reafirmar y mantener muchas de las cosas que prometió durante su campaña política; esta es una.

El júbilo fue total en Versailles, el típico restaurante cubano que es un punto de encuentro para los miles de anticastristas que residen en Estados Unidos. El mandatario incrementó las limitaciones para los estadounidenses que viajan a la isla y aumentó las restricciones a empresas que hacen negocios con las fuerzas armadas.

El nuevo enfoque de Trump busca un cumplimiento más estricto de una vieja prohibición sobre los estadounidenses que viajan a Cuba como turistas, y también prevenir que se usen dólares para financiar al gobierno. En la cuestión cubana, el presidente estadounidense ha dejado una política bastante clara porque tiene en su equipo unos oficiales antipáticos con el gobierno cubano.

"No levantaremos las sanciones al régimen cubano hasta que liberen a todos los prisioneros políticos, que respete la libertad de asociación y expresión, y permita la legalización de todos los partidos políticos y lleve a cabo elecciones libres y supervisadas internacionalmente", subrayó Trump.

Pero la mayor parte de la herencia del demócrata se mantiene, incluidas las embajadas en Washington y La Habana, que reabrieron sus puertas en 2015 tras más de 50 años de ruptura diplomática.

En este contexto, Videgaray consideró que la decisión de última hora del secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, de no asistir a la Asamblea para atender la crisis diplomática en el Golfo Pérsico no supone un desaire de la Casa Blanca ante el organismo. Cuba permanecerá fuera de la lista de países que patrocinan el terrorismo, y tampoco se reinstaurará la política de "pies secos, pies mojados", a la que Obama puso fin.

El anuncio de Trump "es un regreso a una política fracasada", aseveró el ministro cubano. "No van tan lejos como la verdadera línea dura, pero sí lo suficiente para hacer daño".

- El Gobierno estadunidense deberá revisar las regulaciones de todas las categorías autorizadas de viaje a Cuba.

Modesto Castaner, un excombatiente de la Bahía de Cochinos presente en el teatro, dijo a la AFP que estaba satisfecho de ver que "Trump está cumpliendo su promesa". Porque Trump no ha revertido como les sugirió que haría la política de Obama hacia Cuba, que según las encuestas aprueba una mayoría de tres cuartos de la población norteamericana. Podría haberlo hecho solo firmando órdenes ejecutivas.

Sostuvo que los cambios que sean necesarios en Cuba, como los que se están realizando ahora como parte del proceso de actualización del modelo económico y socialista de la isla, los "seguirá decidiendo soberanamente" el pueblo cubano.

El año pasado visitaron Cuba casi 285.000 estadounidenses, cifra que ya se había igualado entre enero y mayo de este año.