Martes, 24 Octubre, 2017


Divide a cubanos en Miami bloqueo de Trump a la isla

Federico Mansilla | Junio 20, 2017, 08:59

La nueva política del presidente Donald Trump hacia Cuba es sólo un "retoque" que sacrifica "la esperanza revivida" por la administración de Barack Obama al pueblo de Cuba, por la ideología de línea dura anticastrista, sostuvo hoy en un editorial institucional The Washington Post.

En una declaración escrita, el gobierno de Raúl Castro expresó que la "retórica hostil" del mandatario estadounidense va en perjuicio de las relaciones entre los dos países.

Los cambios anunciados por la Casa Blanca incluyen la prohibición de los viajes individuales para hacer contactos con el pueblo cubano, conocidos en inglés como 'people to people travel', y la posibilidad de auditoría a todos los estadounidenses que visiten Cuba para comprobar que no violan las sanciones de Estados Unidos.

"Nuevamente el gobierno de Estados Unidos recurre a métodos coercitivos del pasado, al adoptar medidas de recrudecimiento del bloqueo", dice el texto.

El presidente anunció que se 'restringirá muy robustamente el flujo de dólares estadounidenses a los servicios militares, de seguridad y de inteligencia' de la isla, y dará 'pasos concretos para asegurarse de que las inversiones' de empresas estadounidenses 'fluyen directamente al pueblo'. Además instó a que se realicen elecciones libres y supervisadas por la comunidad internacional en Cuba, así como la liberación de prisioneros políticos en la isla.

"El pueblo cubano disfruta de derechos y libertades fundamentales, y exhibe logros de los que se siente orgulloso y que son una quimera para muchos países del mundo, incluyendo a los propios Estados Unidos", aseveró. Con sus modestos recursos, Cuba ha contribuido también a la mejoría de los derechos humanos en muchos lugares del mundo, a pesar de las limitaciones que le impone su condición de país bloqueado.

En 2014, Obama restableció las relaciones diplomáticas con Cuba con el objetivo de acabar con años de embargo que iniciaron desde la Guerra Fría.

No obstante, Cuba reiteró su voluntad de continuar el diálogo respetuoso y la cooperación en temas de interés mutuo, así como la negociación de los asuntos bilaterales pendientes con el gobierno de Estados Unidos.

Cualquier estrategia dirigida a cambiar el sistema político, económico y social en Cuba, ya sea la que pretenda lograrlo a través de presiones e imposiciones, o emplean-do métodos más sutiles, estará condenada al fracaso.

"Estamos de acuerdo, nos parece positivo que al menos se levanten voces condenando la represión en Cuba", dijo y culpó al presidente Raúl Castro de ser "el principal responsable de que esta nueva administración de este nuevo giro".