Martes, 24 Octubre, 2017


Cuba dice que las medidas de Trump afectarán también al sector privado

Federico Mansilla | Junio 20, 2017, 01:18

"La nueva política hacia Cuba anunciada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, nos devuelve a la casi olvidada retórica de la Guerra fría", señala un comentario difundido por el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso.

"Cuba no realizará concesiones inherentes a su soberanía... como no lo ha hecho jamás a lo largo de su revolución", dijo el funcionario durante una conferencia en Viena que fue transmitida en vivo por la televisión cubana.

Trump dejó sin efecto algunos aspectos del histórico acercamiento anunciado a finales de 2014, que llevó a Washington y La Habana a reanudar sus nexos diplomáticos en 2015, tras medio siglo de ruptura.

La OFAC también expresó que "en consonancia con el interés de la administración (Trump) de no afectar negativamente a los estadunidenses por organizar viajes legales a Cuba, cualquier acuerdo relacionado con viajes que incluya transacciones directas con los servicios militares, de inteligencia o seguridad (...) será permitido, siempre que dichos arreglos se hubieran iniciados antes de la emisión de los próximos reglamentos".

"Las amenazas proferidas por el Presidente de los EEUU alimentan el espíritu antiimperialista del valeroso pueblo cubano (.) Frente a las agresiones y amenazas contra nuestra querida Cuba llamamos a la unidad y lucha de los pueblos de la Patria Grande!"

Además de Venezuela, principal socio comercial y aliado de Cuba, los gobiernos de Nicaragua y Bolivia condenaron la nueva arremetida de Trump contra la isla.

Asimismo, dijo, "restringirán las libertades de los ciudadanos estadounidenses", y reducirán las oportunidades de participación de sus empresas en la economía cubana. "Pero al tiempo tiende la mano a Washington para no descarrilar la normalización bilateral: "[Cuba] reitera su voluntad de continuar el diálogo respetuoso y la cooperación en temas de interés mutuo".

Pero, añadió, que 12 ciudadanos norteamericanos que cometieron delitos en Cuba y fueron sancionados a prisión, han sido retornados a Estados Unidos "por decisión unilateral y en acto de buena voluntad, del Gobierno cubano".