Viernes, 18 Agosto, 2017


Cristiano Ronaldo es acusado de defraudar por 14,7 millones de euros

Orlondo Matamoros | Junio 20, 2017, 12:14

Las cuotas defraudadas son de 1.5 millones en 2011, 1.8 en 2012, 3.50 en 2013 y de 9.50 en 2014.

La Fiscalía, que cita en su denuncia la reciente sentencia del Tribunal Supremo contra Messi, subraya que Ronaldo se aprovechó de una estructura societaria creada en 2010 para ocultar al fisco las rentas generadas en España por los derechos de imagen, algo que supone un incumplimiento "voluntario" y "consciente" de sus obligaciones fiscales en España, indica el diario español Marca.

La fiscalía provincial de Madrid acusó al jugador de cuatro cargos de fraude fiscal entre 2011 y 2014, según un comunicado difundido el martes.

El delantero del Real Madrid, Cristiano Ronaldo, aseguró hoy tener "la conciencia tranquila" en relación a la acusación que le hizo un fiscal de evadir el pago de impuestos por valor de $16.5 millones.

La agencia de representación de Cristiano había dicho antes que el jugador estaba al día en sus impuestos, y reiteró la defensa el jueves al resaltar que mantuvo en España el mismo esquema financiero cuando formó parte de Manchester United antes de fichar con el Madrid en 2009.

El agente de Cristiano Ronaldo negó haber cometido delito alguno.

"Las autoridades detalla que desde el 2008 el futbolista simuló ceder sus derechos de imagen a una sociedad llamada Tollin Associates LTD, domiciliada en Ias Islas Vírgenes Británicas y de la que era socio único", esto con la intención de obtener un beneficio fiscal ilícito cuando llegara a España.

La Fiscalía también le acusa de no incluir unos ingresos, que Hacienda cifra en 28,4 millones de euros, por derechos de imagen correspondientes al periodo 2015-2020 cedidos a otra sociedad llamada Adifore Finance LTD, que operaba en España.

Estos tres delitos agravados se castigan con penas de prisión de dos a seis años por cada uno de ellos, lo que implicaría la petición de la Abogacía del Estado de una pena mínima total de siete años por los cuatro presuntos delitos fiscales.