Jueves, 17 Agosto, 2017


Santos acude con su hijo menor al Centro Comercial Andino

Eduardo Anchondo | Junio 19, 2017, 19:05

El presidente Juan Manuel Santos defendió este domingo la paz en Colombia, al día siguiente del atentado con explosivo en Bogotá que dejó tres muertos, incluida una francesa, y ofreció una recompensa por los responsables.

Ayer, alrededor de las 17, detonó una bomba en un baño de mujeres ubicado en el segundo piso del centro comercial Andino, en el elegante barrio bogotano El Chicó. Nueve personas resultaron heridas.

"El terrorismo lo que quiere es cambiar la agenda al país; empezando por el presidente, la respuesta por este tipo de ataque es la normalidad", afirmó Santos.

Las autoridades colombianas investigan la autoría del atentado, del que se deslindó tanto el jefe máximo de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Rodrigo Londoño, alias "Timochenko", como el Ejército de Liberación Nacional (ELN). A continuación lo que sabemos del ataque.

"Compartimos el dolor y nos solidarizamos con las víctimas", dijo esa organización en su cuenta oficial de Twitter, en la que además reclamó "seriedad a quienes hacen acusaciones infundadas y temerarias" porque "pretenden así hacer trizas los procesos de paz".

Algunos analistas atribuyen el aumento de violencia al deseo del ELN de obtener mejores concesiones en la mesa de negociaciones.

"Hoy le pido a los colombianos que obremos con serenidad", insistió el gobernante al pedir evitar dar por ciertas cualquier versión.

El atentado ocurrió antes de que la guerrilla FARC (marxista) inicie el martes la tercera y última fase de la dejación de armas prevista en el acuerdo de paz firmado en noviembre con el gobierno.

Previamente el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, había informado de que una extranjera también perdió la vida a consecuencia del ataque.

Una de las visitantes de hoy, Kelly Martínez, dijo a Efe que la situación le recuerda "una época terrible y oscura", pero confió en que "no se va a regresar a las épocas macabras" en alusión a los años 90 cuando Colombia era sacudida por atentados terroristas perpetrados por el narcotráfico en las principales ciudades del país.

El burgomaestre dijo que el móvil de la explosión pudo haber sido un sabotaje para obstaculizar el proceso de paz, en el que ya las FARC-EP entregó un 60 por ciento de su armamento a la ONU y completará la totalidad de ese paso el venidero día 20.

El centro comercial reabrió sus puertas la mañana del domingo sin que se observaran medidas de seguridad adicionales, según constató la AFP. Algunas personas colocaron flores en honor a las víctimas cerca del sitio del atentado.

Asimismo, exigen al Estado colombiano una investigación profunda al respecto, en función de que se establezca la justicia frente a esta acción terrorista.