Jueves, 19 Octubre, 2017


Nicaragua se solidariza con Cuba frente a "injustificable agresión" de EE.UU

Nicaragua se solidariza con Cuba frente a Nicaragua se solidariza con Cuba frente a "injustificable agresión" de EE.UU
Orlondo Matamoros | Junio 19, 2017, 09:03

Pese a las medidas anunciadas, Estados Unidos continuará sus relaciones diplomáticas con la isla, y Trump manifestó que su gobierno mantendrá abierta la embajada en La Habana "con la esperanza de que nuestros países puedan forjar un camino mucho más fuerte y mejor".

El presidente estadounidense, Donald Trump, anunció ayer cambios significativos en la apertura de su país hacia Cuba e impuso restricciones para hacer negocios con el mayor conglomerado de empresas militares y mayores controles a los viajeros que visiten la isla. Las aerolíneas de Estados Unidos y los cruceros seguirán autorizados a viajar a la isla, mientras que la política de "pies mojados, pies secos" -que permitía que la mayoría de los inmigrantes cubanos que llegaran a Estados Unidos permanecieran en el país y al final se convirtieran en residentes permanentes legales, algo a lo que puso fin Obama- no será restablecida.

El mandatario estadounidense advirtió, sin embargo, que "cualquier cambio" a su postura hacia Cuba dependerá de "avances concretos" hacia objetivos como las elecciones libres, la liberación de presos políticos y la entrega a la Justicia estadounidense de "criminales y fugitivos" que han encontrado refugio en la isla.

Al restringir los viajes individuales de estadounidenses a Cuba, la nueva política también conlleva el riesgo de restringir una importante fuente de ingresos para el sector privado de la isla, al que la medida pretende apoyar. "Ese enfoque ha caracterizado a la actitud estadounidense hacia Cuba durante décadas", dijo el ministerio en un comunicado. El gobierno de Estados Unidos supervisará otros viajes para asegurarse de que los viajeros están llevando a cabo "actividades de intercambio educativo a horario completo".

"Los Estados Unidos no están en condiciones de darnos lecciones", añade y manifiesta "serias preocupaciones" por el respeto y las garantías de los derechos humanos en ese país, donde cita "numerosos casos de asesinatos, brutalidad y abusos policiales, se explota el trabajo infantil, discriminación racial y se amenaza con imponer más restricciones a los servicios de salud".

Finalmente, y a diferencia del discurso de Trump que fue más duro, la declaración del gobierno cubano expresa que "reitera su voluntad de continuar el diálogo respetuoso y la cooperación en temas de interés mutuo, así como la negociación de los asuntos bilaterales pendientes con el gobierno de los Estados Unidos".

Desde Rusia reafirmaron su apoyo incondicional con el pueblo cubano e hicieron un llamado a Donald Trump a escuchar la voz unánime en torno a la política de bloqueo contra Cuba, la cual aseguran quedó de manifiesto en las respectivas resoluciones de la Asamblea General de la ONU.