Viernes, 20 Octubre, 2017


El número de desplazados creció a 65,6 millones en 2016 — ONU

Visita Secretario General de ONU campos de refugiados en Uganda Guterres visita los campamentos de refugiados sursudaneses en Uganda
Orlondo Matamoros | Junio 19, 2017, 11:45

"Las cifras incluidas en el informe hasta finales del año pasado son de 1,4 millones de refugiados y dos millones de desplazados internos, pero sabemos que durante el primer semestre 500.000 personas más se han convertido en refugiados", aseguró Grandi.

La cifra de 65,6 millones comprende tres componentes importantes. Siria, Irak y el todavía muy considerable desplazamiento dentro de Colombia, fueron las principales situaciones de desplazamiento interno.

Esos números "claman más fuerte que nunca por la solidaridad y un objetivo común a fin de prevenir y resolver las crisis, asegurar entre todos que los refugiados, los desplazados internos y los solicitantes de asilo estén debidamente protegidos y atendidos", cita el comunicado al Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi.

Casi 70 años después de que los palestinos dejaran lo que hoy es Israel, unos 5,3 millones de palestinos continúan viviendo en campamentos de refugiados, el nivel más alto que se haya registrado, indicó la ACNUR.

La guerra civil en Siria, que ya está en su sexto año, se mantuvo como principal fuente de desplazados con 12 millones de personas _unos dos tercios de la población siria_ que o bien se vieron desarraigados en su país o huyeron al extranjero, señaló la agencia. "En un mundo en conflicto, lo que se necesita es determinación y valor, no miedo". Más o menos medio millón de refugiados pudieron retornar a sus respectivos países de origen, y aproximadamente 6,5 millones de desplazados internos lo hicieron a sus zonas de origen, aunque en muchos casos en condiciones que distaban de ser ideales y con unas perspectivas inciertas. Este enorme desequilibrio refleja varias cosas, entre ellas la persistente falta de consenso internacional en lo relativo a la acogida de refugiados y la proximidad de muchos países pobres a regiones de conflicto.

Por otra parte, el informe denuncia que el 84% de los refugiados en el mundo vive en países de medianos y bajos ingresos, y uno de cada tres (4,9 millones) son acogidos en las naciones menos desarrolladas. También ilustra la necesidad de que los países y comunidades que apoyan a los refugiados y otras personas desplazadas reciban más recursos y apoyo, cuya ausencia puede generar inestabilidad, tener consecuencias para la labor humanitaria que puede salvar vidas, o dar lugar a desplazamientos secundarios.

La cifra total incluye 40,3 millones de desplazados internos y 2,8 millones de solicitantes de asilo, unos 500.000 y 400.000 menos que en 2015, respectivamente.

Los siguientes más numerosos fueron los colombianos, con 7,7 millones de desplazados; los afganos, con 4,7 millones de personas; iraquíes, con 4,2 millones de desplazados, y sursudaneses, con 3,3 millones de personas.

Los menores, que representan la mitad de los refugiados del mundo, siguen soportando una carga desproporcionada de sufrimiento, principalmente por su mayor vulnerabilidad.

ACNUR calcula que al menos 10 millones de personas carecían de nacionalidad o estaban en peligro de convertirse en apátridas al final de 2016.

Las cifras se basan en los datos de ACNUR y en los reportes de gobiernos y organizaciones no gubernamentales.

Tendencias globales es una evaluación estadística del desplazamiento forzado, por lo que no recoge algunos acontecimientos clave del mundo de los refugiados en 2016.