Sábado, 19 Agosto, 2017


Denuncian espionaje del gobierno federal a periodistas y defensores humanos en México

Federico Mansilla | Junio 19, 2017, 22:42

Según explica R3D, "Pegasus es un sofisticado malware de vigilancia que solamente puede ser comercializado a gobiernos". Si la persona cae en la trampa, el software malicioso se instala en su teléfono, permitiendo al atacante tener acceso a todos los archivos guardados en el dispositivo, así como controlar la cámara y el micrófono del celular, entre otros.

Hoy, el diario The New York Times publicó que desde el 2011 el Gobierno mexicano ha gastado 80 millones de dólares en un software de espionaje adquirido a una compañía de origen israelí.

Además de asesinatos y agresiones contra el gremio, los periodistas también son objeto de espionaje, así lo denunció la Red en Defensa de los Derechos Digitales, junto con ARTICLE 19, oficina para México y Centroamérica, y SocialTIC, quienes documentaron 76 nuevos intentos de infección con el malware Pegasus en contra de periodistas y defensores humanos en México.

En el caso de Aristegui Noticias, se produjeron 50 intentos de infección coincidiendo con el desarrollo de importantes trabajos periodísticos, como fue la exoneración del presidente Enrique Peña Nieto por el conflicto de interés de la Casa Blanca o durante la publicación de reportajes relacionados con la figura presidencial.

Otros dos periodistas de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) recibieron mensajes para infectar sus teléfonos en el mes de mayo de 2016, coincidiendo con el nacimiento del proyecto y la publicación de varias investigaciones de corrupción por parte del exgobernador de Veracruz Javier Duarte y el exdirector de la CONAGUA.

Durante el diálogo con representantes de las organizaciones de la sociedad civil, que modera el subsecretario para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos, Miguel Ruiz Cabañas, el representante de la Coalición Internacional de Organizaciones por los Derechos Humanos en las Américas, Tirza Flores, expresó su solidaridad hacia los periodistas y defensores que han sido espiados por el Gobierno mexicano, y alentó a otras organizaciones y a las autoridades a pronunciarse sobre este tema. "Debe, por tanto, llevarse a cabo una investigación exhaustiva, seria, imparcial y transparente sobre los hechos denunciados y castigarse a todos los responsables intelectuales y materiales", aseguran.