Domingo, 20 Agosto, 2017


Decisión de Trump marca retroceso: Cuba

Frascuelo Febo | Junio 19, 2017, 20:55

En un discurso en Miami, Trump anunció el viernes nuevas restricciones a los viajes de los ciudadanos de su país a la isla y a las empresas que hacen negocios con entidades controladas por las Fuerzas Armadas de Cuba.

En el teatro Manuel Artime de la Pequeña Habana, que lleva el nombre de uno de los brigadistas de la fallida invasión de Bahía Cochinos (Cuba), en 1961, Trump expuso las líneas maestras de la revisión que ha decidido hacer en la política de normalización de relaciones con la isla iniciada por su antecesor Barack Obama.

La Habana consideró que las medidas impulsadas por Trump son un "recrudecimiento del bloqueo (.) que no solo provoca daños y privaciones al pueblo cubano y constituye un innegable obstáculo al desarrollo de nuestra economía, sino que afecta también la soberanía y los intereses de otros países".

El gobierno de Cuba rechazó hoy las medidas anunciadas por el presidente estadounidense Donald Trump que restringen la política de apertura hacia la isla caribeña, las cuales -aseguró- están destinadas al fracaso y no doblegarán al pueblo cubano.

"Nuevamente el Gobierno de los Estados Unidos recurre a métodos coercitivos del pasado", señaló el Gobierno cubano en un comunicado oficial emitido en la televisión nacional.

Trump dijo que las sanciones sobre Cuba permanecerían vigentes hasta que el gobierno isleño libere a los presos políticos, deje de abusar de los disidentes y respete la libertad de expresión.

En diciembre de 2014, Obama anunció que él y el líder cubano Raúl Castro restauraban las relaciones diplomáticas entre ambas naciones bajo el argumento de que la política a la que Estados Unidos se apegó durante décadas no pudo generar un cambio y que era momento de intentar una nueva postura.

"No puede ser que diga que va a recrudecer el bloqueo a Cuba, eso lo rechazamos (.)".

El embargo aún está vigente y no sufrirá cambios por las políticas de Trump.

Para el gobierno cubano, Estados Unidos no está en condiciones de dar lecciones, al señalar que en ese país hay numerosos casos de asesinatos y brutalidad policiaca. El levantamiento del embargo es algo que solo puede decidir el Congreso de EE.UU., controlado ahora por los republicanos en ambas Cámaras.