Miércoles, 23 Agosto, 2017


De Vido dice que no acordó "pago alguno" — Odebrecht

Alejandro Castrejon | Junio 19, 2017, 15:02

"Jamás hablé con Mandolesi ni le di orden o sugerencia alguna". En particular, el ministro de Planificación Federal durante las gestiones kirchneristas rechazó la afirmación de que acordó el pago de una coima de 25 millones de dólares para destrabar el acceso de la constructora brasileña a un proyecto para extender las redes troncales de gas. "Tampoco di al respecto directiva alguna a mis funcionarios más cercanos", dijo con respecto del exdirector de Nación Fideicomisos, que destrabó el pago de $ 1 000 millones para la empresa BTU durante los últimos días en el poder del kirchnerismo. En ese marco, también apuntó que "el supuesto arrepentido admite que nunca habló de 'coimas' en mi presencia".

A través de Twitter negó la denuncia conocida este domingo, en la que se le imputa haber cobrado 25 millones de dólares como coima y se pregunta qué intereses pudo haber tocado él para "sufrir tamaña persecución".

Al respecto, señaló que "al comprobarse que las listas que obtendría el ministro de Justicia (Germán Garavano) en Estados Unidos eran mentira, recurren a inventos infames".

Los datos surgieron a partir de la difusión de datos del "Lava Jato" a partir de documentos que reveló La Nación, y que provocaron una fuerte reacción del exministro K de Planificación, que habló de una "nueva embestida brutal política y mediática sin precedentes del gobierno y sus medios aliados".

"¿No será que lo de (Norberto) Meirelles fue un mensaje y coimeador y coimeado son la misma persona?", apuntó De Vido en alusión al principal testigo que destapó las irregularidades de la compañía ante la Justicia brasileña.

De Vido acotó que entre tanto "el gobierno negocia la salida de Odebrecht del soterramiento, en lugar de rescindir el contrato, para que se lo queden sus familiares".

Las informaciones provenientes del 'Lava Jato', el mayor caso de corrupción en Brasil y en el que Odebrecht está siendo investigada, afectan a varios países de Latinoamérica y en Argentina salpican a funcionarios del actual Gobierno y a miembros del Ejecutivo de la expresidenta Cristina Fernández (2007-2015). "Ni de De Vido ni de nadie", afirmó Rodríguez.

"Hasta por una cuestión de tiempos no es posible" lo que dicen los brasileños, agregó el empresario, y estimó: "Quienes me delataron me usan para tapar otros temas y otras personas, que sí estuvieron metidos". Acerca de a quién estarían encubriendo, respondió: "No importa".