Sábado, 16 Diciembre, 2017


Cuba califica como 'retroceso' decisión de Trump de cancelar acuerdo diplomático

México no debe secundar medidas contra Cuba Trump cancela el acuerdo firmado por Obama con Cuba y endurece las políticas hacia la Isla
Eduardo Anchondo | Junio 19, 2017, 10:14

El vicepresidente Mike Pence y varios secretarios del gabinete incluyendo el nuevo Secretario de Trabajo, acompañaron al Presidente a Miami.

El presidente mencionó a los disidentes José Daniel Ferrer y Berta Soler, a los que no se les permitió viajar a Miami. Hoy anuncio una nueva política como prometí durante la campaña. Estas cifras son todavía limitadas en comparación con los 4 millones de turistas que visitaron Cuba el año pasado, pero según el instituto estadunidense Estrategias de Opinión Pública, más de 75 por ciento de los estadunidenses que viajan a la isla se hospedan en casas de renta privadas y 99 por ciento comen en restaurantes privados, llamados popularmente paladares.

"Yo mantengo mis promesas".

La decisión del presidente Donald Trump de cambiar las políticas de su predecesor respecto a Cuba dividió a diversos sectores de la población, en especial a exiliados cubanos en Miami y a legisladores.

Por su parte, la canciller de esa nación suramericana, Delcy Rodríguez lamentó a través de su cuenta en Twitter, las amenazas del mandatario estadounidense; y aseguró que Cuba y Venezuela seguirán juntas en "el Alba, Petrocaribe y Celac enarbolando las banderas de Bolívar, Martí, del Comandante Fidel y Chávez".

"Una Cuba libre es lo que nosotros pronto vamos a lograr", aseguró Trump al inicio de su discurso.

Por contra, el disidente Manuel Cuesta Morúa, de la organización Arco Progresista, consideró los cambios "una mala noticia para la promoción de la democracia en Cuba y también una mala noticia para los cubanos en general el regreso a una política fracasada". "Obama creo un sistema que enriqueció al régimen", afirmó y dijo que los resultados de esas medidas generaron más represión.

La nueva política de EEUU hacia Cuba anunciada esta tarde está orientada principalmente a frenar los negocios de estadounidenses con empresas militares cubanas, la "columna vertebral" del régimen, así como a restringir las visitas a la isla. Cuba debe legalizar los partidos, permitir elecciones supervisadas, liberar los presos y entregar a los fugitivos. "Reforzaremos limitaciones de viajes así como la entrada de dinero", dijo el Trump.

"Mantendremos la salvaguarda para impedir que los cubanos arriesguen sus vidas para llegar ilegalmente a este país".

"La época de proteger criminales se acabó", dijo Trump.

Agregó que está dispuesto a negociar “un acuerdo mejor” con la isla, pero solo si hay avances “concretos” hacia la celebración de “elecciones libres” y la liberación de “prisioneros políticos”.

Estas medidas "no lograrán su propósito de debilitar a la Revolución ni doblegar al pueblo cubano, cuya resistencia a las agresiones de cualquier tipo y origen ha sido probada a lo largo de casi seis décadas", destacó un texto difundido por el diario oficialista Granma.

"Trump, tu retroceso con Cuba, solamente dañará a Estados Unidos y los estadounidenses", señaló el congresista Jim McGover.

Ese fue un momento clave, indicó, al tiempo que llamó a Haza al escenario, para volver a interpretar el himno en un momento emotivo para la audiencia.

"Nuevamente el Gobierno de los Estados Unidos recurre a métodos coercitivos del pasado, al adoptar medidas de recrudecimiento del bloqueo, en vigor desde febrero de 1962, que no solo provoca daños y privaciones al pueblo cubano y constituye un innegable obstáculo al desarrollo de nuestra economía, sino que afecta también la soberanía y los intereses de otros países, concitando el rechazo internacional", añadieron.

"Raúl se va ...quién sabe porque" manifestó.

En un discurso en Miami, en el que presentó su nueva política hacia la isla, Trump firmó una directiva que revierte parte de la histórica apertura del expresidente Obama al país de gobierno comunista; después del hito diplomático alcanzado en el 2014 por los viejos enemigos de la Guerra Fría.