Martes, 18 Setiembre, 2018


Nadal derrotó a Djokovic y avanzó a la final en Madrid

Eloisa Felix | May 17, 2017, 10:04

Pasó casi exactamente un año para que volvieran a enfrentarse y Nadal finalmente pudo festejar con lo cual ahora el historial marca 24 triunfos para él y 26 derrotas.

Le bastó al mallorquín mantener su saque para ponerse 5-2 y en el último juego cerrar el set con una dejada a la que no llegó el serbio.

El español devolvería la rotura en el sexto juego para poner las cosas en su sitio, pero con 5-4 en el marcador a su favor el manacorí desperdició tres bolas de break, que le hubieran permitido llevarse el set. Ni siquiera Djokovic. Que lo intentó hasta el final y hasta logró rescatar dos match points.

Djokovic, escolta del escocés en el ranking ATP, se vio beneficiado por la baja de Kei Nishikori (8º) debido a una lesión que arrastra y que le impidió participar, por ejemplo, de Barcelona. "Quiero pelear cada partido y creo que hoy no habría sido capaz de jugar al 100%, así que desafortunadamente me retiro", dijo. Ambos sorprendieron, debido a que avanzaron, por primera vez en sendas carreras, a las semifinales de un Masters 1.000.

El español sumó ante el número dos del mundo su trigésimo tercera victoria de la temporada y la décimo cuarta consecutiva. Cada golpe del tenista local disparó la confianza que atesora en su juego, sin perdonar una bola en mitad de la pista o un asequible segundo saque.

El español, ganador en cuatro ocasiones de este torneo, se enfrentará este domingo en la final contra el vencedor del encuentro entre el austríaco Dominic Thiem y el uruguayo Pablo Cuevas, un duelo entre dos novatos en esta instancia de un Masters 1.000.

"El que esté en semifinales es porque se viene adaptando a las condiciones de aquí de manera excelente, así que no tengo preferencia, va a ser un partido difícil", dijo Cuevas.

La rumana se impuso en la final del torneo femenino a la francesa Kristina Mladenovic por 7-5, 6-7 (5-7) y 6-2.

Para Djokovic, fue otro decepcionante, y el serbio no ha llegado a una final desde que ganó su primer torneo del año en Doha.

Entre los grandes, Roger Federer todavía no ha jugado en tierra batida y no tiene claro si estará en París, mientras que Andy Murray, que cayó en octavos en Madrid ante el joven Borna Coric, sigue buscando sus sensaciones sobre esta superficie.