Domingo, 22 Octubre, 2017


EEUU, preparado para dar una respuesta aplastante a cualquier ataque

Orlondo Matamoros | Abril 22, 2017, 05:24

Corea del Norte no se refirió a la confusión, pero dijo que Estados Unidos y sus aliados "no deberían meterse con nosotros".

Advertencia norcoreana. El lunes, en entrevista con la agencia de noticias EFE, Kim Chang-min, representante del Ministerio de Relaciones Exteriores de Corea del Norte, dijo que su país responderá a cualquier agresión de Estados Unidos. Otras han indicado que se quiso dar tiempo a China para que presionara a Pyongyang y se decidió no suspender los ejercicios con Australia. En 2013 y 2016, situación similares tuvieron lugar, aunque ninguno de esos dos momentos parecía tan álgido como este, con una retórica de Trump firme y dura respecto de lo qué podría pasar si Corea del Norte cruza la línea y amenaza la seguridad de su pueblo.

'Debemos resolver (la crisis de Corea del Norte) de forma diplomática y pacífica, pero el diálogo sin resultados no tiene ningún sentido', dijo, por su parte, el primer ministro nipón. "Es muy importante para nosotros desarrollar esfuerzos diplomáticos y buscar una solución pacífica", declaró el jefe del gobierno japonés.

La última prueba celebrada el pasado domingo, cuando Corea del Norte lanzó, sin éxito, un presunto misil de medio alcance.

Frente a la actitud de la comunidad internacional, que considera estos ensayos una provocación y una violación de las resoluciones de la ONU, Pence ya advirtió hace unos días que "todas las opciones están sobre la mesa".

En ese contexto, el vicepresidente destacó la voluntad de alianza de su país con Japón.

El 8 de abril, el Comando del Pacífico de Estados Unidos, que supervisa las operaciones militares en la región, emitió un comunicado diciendo que el Carl Vinson y un grupo de ataque que lo escolta dejarían Singapur para dirigirse al Pacífico Occidental.

"Derrotaremos cualquier ataque y reaccionaremos al uso de cualquier arma convencional o nuclear con una respuesta arrolladora", aseguró, citando la "determinación del presidente Trump y de las fuerzas armadas de Estados Unidos". A Tokio le conviene que la Casa Blanca se enfoque en presionar a China, el único aliado que le queda a Pyongyang, que además es su mayor socio comercial, y que Pekín interceda para que el régimen norcoreano acceda a volver a la mesa de negociaciones sobre su programa nuclear, abandonadas en 2009.

Sin embargo, a pesar del anuncio de DonaldTrump sobre el envío de los buques, lo cierto es que la flota navegaba en sentido opuesto a Corea del Norte y se encontraba en el océano Índico, a más de 5000 kilómetros de la zona.