Viernes, 24 Noviembre, 2017


Para Donald Trump Corea del Norte se está "comportando muy mal"

Orlondo Matamoros | Marcha 18, 2017, 01:49

Durante su visita a Japón el jueves, el secretario de Estado dijo que los esfuerzos de los últimos 20 años para prevenir una Corea del Norte nuclear habían fracasado. "China ha hecho poco para ayudar", escribió en su cuenta de Twitter.

El secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, ha avisado este viernes en Seúl de que la diplomacia de la "paciencia estratégica" ejercida por el Gobierno Obama con Corea del Norte "se ha terminado" y que la mejor opción para Pyongyang es abandonar su programa nuclear.

Tras su paso por Japón, Tillerson viajará a Corea del Sur, donde el viernes se reunirá con el ministro de Exteriores Yun Byung-se y tiene previsto un encuentro con el presidente en funciones del país asiático, Hwang Kyo-ahn. "Estamos estudiando nuevas medidas diplomáticas, de seguridad, económicas", añadió. "Todas las opciones están sobre la mesa", añadió. Corea del Norte - que según muchos estaría detrás del ataque - rechaza esas conclusiones. Aunque Trump prometió que ello no ocurriría, los expertos creen que China quizá sea el último país con influencia sobre el hermético régimen de Kim Jong-un.

Mientras Trump aún tiene que dar a conocer su estrategia frente a Corea del Norte, los analistas consideran que podría centrarse en sanciones secundarias, es decir, buscar sancionar a las empresas que hacen negocios con Pyongyang.

"Esta situación no solo deja el discurso público sobre las reuniones en manos de los ministerios de Exteriores de China, Corea del Sur y Japón, sino que no le da ninguna ventana al pueblo estadounidense a las ideas y acciones de los líderes del país", indicaba la carta, firmada por medios como The New York Times, The Washington Post, The Wall Street Journal, Fox News y CNN.

Corea del Norte quiere poner a punto un misil intercontinental balístico (ICBM) capaz de alcanzar el continente americano.

Tillerson, que llegó a Japón el miércoles, también se entrevistó con el primer ministro Shinzo Abe.

Además, Pekín criticó públicamente la decisión de Estados Unidos de desplegar en Corea del Sur el escudo antimisiles THAAD (Terminal High-Altitude Area Defense).

"China entiende la preocupación surcoreana por mantener su propia seguridad, pero el THAAD daña el equilibrio estratégico en la región y no favorece la estabilidad en la península coreana", indicó Hua, que apuntó que el sistema haría menos segura a la República de Corea. China reaccionó airadamente, imponiendo una serie de medidas que Seúl interpretó como represalias económicas.