Miércoles, 20 Setiembre, 2017


Norcorea amenazó con lanzar "ataques ultraprecisos"

Orlondo Matamoros | Marcha 18, 2017, 14:01

"Si infringen lo más mínimo la soberanía y dignidad de Corea del Norte, el Ejército lanzará bombardeos despiadados de gran precisión desde tierra, aire, mar y submarinos", afirmó el régimen, a través de la agencia estatal de noticias KCNA.

La nota avisa a Seúl y Washington, que estos días llevan a cabo sus maniobras anuales Foal eagle y Key resolve, que los "portaaviones de propulsión nuclear y el resto de activos estratégicos de los imperialistas estadunidenses están al alcance de los ataques ultraprecisos del Ejército Popular de Corea".

Cabe mencionar que, si bien estas maniobras se llevan a cabo anualmente, este año el despliegue de activos militares para estos ejercicios es el mayor hasta la fecha, esto debido a que Washington ha incluido sus cazas F-35B o el portaaviones nuclear Carl Vinson, que está previsto que llegue mañana a la península de Corea.

Las dos Coreas siguen técnicamente en guerra ya que solamente firmaron un armisticio para cesar indefinidamente las hostilidades después de la guerra que libraron ambos países entre 1950 y 1953.

En su reporte la agencia de noticias norcoreana recordó que Corea del Norte ha denunciado, cada año y durante mucho tiempo, que las maniobras son un ensayo para la invasión de su país, pese a las garantías de Corea del Sur y Estados Unidos de que son de carácter defensivo.

A esto se suma la instalación, que comenzó la pasada semana, en suelo surcoreano del THAAD, un sistema para derribar proyectiles norcoreanos que amenacen con caer sobre el vecino del sur y que además de despertar el rechazo del régimen de Kim Jong-un también ha desatado fuertes críticas de China.

Corea del Norte, que denuncia periódicamente la naturaleza no defensiva de estas maniobras, ya lanzó el pasado 6 de marzo, a modo de primera réplica tras el inicio de Foal eagle, cuatro misiles balísticos de medio alcance que cayeron en aguas japonesas.

Al clima de tirantez e incertidumbre hay que añadir la crisis política en Corea del Sur a raíz de la destitución de la presidenta Park Geun-hye por corrupción, y el asesinato en Malasia del hermano del líder norcoreano, del que Seúl acusa abiertamente a Pyongyang, que niega toda participación.