Lunes, 20 Noviembre, 2017


EEUU comenzó a desplegar un escudo antimisiles en Corea del Sur

Docentes argentinos paran dos días en reclamo de mejores salarios Docentes argentinos paran dos días en reclamo de mejores salarios
Orlondo Matamoros | Marcha 18, 2017, 14:38

Tres de los misiles balísticos disparados el lunes por Corea del Norte cayeron peligrosamente cerca de Japón, en su zona económica exclusiva (ZEE).

Ambos líderes mantuvieron una conversación telefónica a primera hora en la que coincidieron en que los actos de Pyongyang confirman la entrada "en una nueva fase de amenaza" y suponen un "acto provocador" y una "clara violación de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU", según explicó Abe tras la conferencia.

La medida anunciada por las Fuerzas Armadas estadounidenses probablemente avivará una disputa en curso entre Corea del Sur y China, que se ha opuesto al despliegue del THAAD y ha dicho que destruirá el equilibrio de seguridad regional.

"Desde estos últimos lanzamientos (de misiles) estamos revaluando el enfoque de Estados Unidos. Aprecio a mis colegas que quieren hablar de diálogo y negociaciones, pero no estamos tratando con una persona racional", aseguró la embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, tras una reunión del Consejo de Seguridad.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, expresó el lunes el "compromiso inviolable de su país de estar junto a Japón y Corea del Sur de cara a las serias amenazas planteadas por Corea del Norte", de acuerdo con un comunicado de la Casa Blanca.

Según el senador, los recientes ensayos de misiles balísticos en Corea del Norte son solo una excusa para instalar el sistema de defensa antimisiles de EEUU en Corea del Sur.

Wang dedicó críticas a ambas partes: por un lado, condenando las pruebas norcoreanas que "ignoraron la oposición de la comunidad internacional" y, por otro, las actividades militares de EEUU y Corea del Sur, que añaden presión a Pyongyang.

El despliegue del THAAD ha sido especialmente protestado por el Gobierno chino, que considera que los potentes radares del sistema pueden servir para obtener datos de inteligencia de sus bases militares fronterizas con Corea del Norte.

Interrogados sobre esa propuesta, Francia, Japón y el Reino Unido, destacaron que la iniciativa correspondía a Corea del Norte.