Miércoles, 20 Setiembre, 2017


Cazadores furtivos matan a elefante en peligro de extinción emblemático de Kenia

Africa Geographic Africa Geographic Africa Geographic Africa Geographic
Orlondo Matamoros | Marcha 18, 2017, 10:48

El mamífero fue bautizado con este nombre en 2014 y los cuidadores de la reserva natural estiman que sus colmillos pesaban entre 50,5 y 51 kilos.

El cuerpo de Satao II fue descubierto el lunes 06 por guardabosques durante un reconocimiento aéreo de rutina. "Por suerte, gracias al trabajo que hacemos con el KWS pudimos encontrar el cadáver antes que los cazadores furtivos", afirmó a AFP Richard Moller, uno de los responsables del parque. Así son denominados los machos grandes que lucen imponentes colmillos blancos que pesan más de 45 kilos y que prácticamente llegan hasta el suelo.

La presencia de traficantes representa un dolor de cabeza para los vigiladores del amplio parque nacional, dos veces el tamaño del famoso Parque Kruger de Sudáfrica.

Actualmente, quedan entre 25 y 30 ejemplares de esta especie, la que se ha reducido de manera dramática, ya que en 1970 había cerca de 45.000 ejemplares y a finales de la década de los '80 había 6.000. Esto propició el desarrollo de políticas de conservación por parte del gobierno de Kenia, que prohibieron la comercialización de marfil.

El cuerpo del elefante fue localizado por el Servicio de Fauna de Kenia antes de que los cazadores furtivos pudieran extraer los colmillos al animal. Este elefante, emblemático de Kenia y África, era el más querido de la reserva y muere a los 50 años de edad. El tráfico ilegal de marfil mueve unos 10.000 millones de dólares cada año. De éstos, 10 viven en parques controlados por el Tsavo Trust, junto a otros 16 elefantes cuyo potencial crecimiento podría hacerlos ser clasificados también como elefantes tusker.